Our Practice Areas

Litigio y arbitraje de valores


Klayman & Toskes, P.A., con oficinas en California, Florida, Nueva York y Puerto Rico, representa clientes y corredores de bolsa en procedimientos de arbitraje y mediación en todo el país. Para leer más sobre el proceso de arbitraje, visite la página de Nuestro Proceso. La firma también representa a clientes en acciones o pleitos de clase que involucran fraude de valores o mala conducta. Las leyes de valores son complejas y no podemos resumir cada tipo de conducta que podría ser fuente de responsabilidad. Sin embargo, hemos resumido las causas de acción más comunes que pueden constituir responsabilidad.

Incumplimiento del deber fiduciario

Un deber fiduciario es un deber de actuar en beneficio de otro, subordinando los propios intereses a los de la otra persona. Es el estándar más alto de deber establecido por ley. Ejemplos de relaciones en las que existe una relación fiduciaria son entre abogado-cliente, terapeuta-paciente y guardián-menor. La relación entre un corredor de bolsa y un cliente puede ser una relación fiduciaria si el cliente pide consejo al corredor, el corredor sabe que el cliente depende de él, y el corredor acepta esa responsabilidad. Cuando existe una relación fiduciaria entre un cliente y un corredor, el corredor tiene el deber más alto de lealtad, buena fe y cuidado hacia el consumidor.

“Churning” o comercialización excesiva

“Churning” ocurre cuando un corredor comercializa la cuenta de inversión de un cliente de forma excesiva, con el propósito de generar comisiones. Para probar que el patrón de comercialización de la cuenta fue excesivo, se analizan los estados de cuenta para determinar lo siguiente: la tasa anual de retorno o paga que sería necesaria para cubrir las comisiones cobradas contra la cuenta, el número de veces que la plusvalía o activos de la cuenta se utilizaron para comprar nuevos valores y la actividad de compra y venta que ocurrió en la cuenta. El consumidor debe probar que el corredor ejerció control real sobre la toma de decisiones en la cuenta, que la comercialización fue excesiva y que el corredor actuó haciendo caso omiso a los intereses del cliente.

Falta de supervisión

Las casas de corretaje tienen la obligación de supervisar las actividades de sus agentes y su Firma, de conformidad con sus propias políticas y procedimientos, así como con las normas de las organizaciones de autorregulación (como el NASD y NYSE). Esta obligación incluye, entre otras, revisar cada orden sometida por el corredor para solicitar la comercialización en la cuenta del cliente, revisar las transacciones en la cuenta para determinar si las mismas concuerdan con los objetivos de inversión del cliente, revisar la correspondencia entrante y saliente, y examinar el expediente para determinar si la comercialización en la cuenta de un cliente es excesiva. Si la empresa no investiga esas infracciones y/o permite que se lleven a cabo, la empresa puede ser considerada responsable por la falta de supervisión de sus empleados.

¿Tiene usted un caso?

Llame ahora al 1-888-997-9956 o póngase en contacto con nosotros para una consulta gratuita:

Abuso de margen

Un cliente que compra valores puede pagarlos en su totalidad o puede pedir prestado parte del precio a su casa de corretaje. Si el cliente opta por pedir fondos prestados de una firma de corretaje, el cliente deberá abrir una cuenta de margen con la Firma. La parte del precio de compra que el cliente debe depositar es llamada “margen” y es el patrimonio inicial del cliente en la cuenta. El préstamo de la firma está protegido por los valores comprados por el cliente. Los clientes generalmente utilizan el margen para sacar ventaja de sus inversiones y aumentar su poder de compra.


Del mismo modo, los clientes que comercializan con valores al margen tienen el potencial de sufrir pérdidas mayores. Como consecuencia, hay riesgos adicionales con este tipo de estrategia que los corredores tienen que revelar a sus clientes. Estos riesgos incluyen: perder más fondos que los depositados en la cuenta al margen, la venta forzada de las inversiones por parte de la casa de corretaje, ventas forzadas sin tener que contactar al cliente, y no tener derecho a una extensión de tiempo cuando haya una “llamada” o demanda de margen (margin call). Cuando la deuda o cuantía de valores al margen superan los requisitos de la firma, el cliente es susceptible a una llamada de margen que podría forzar la venta de las inversiones del cliente.

Declaraciones falsas y omisiones

Las leyes federales y estatales sobre valores prohíben a los corredores hacer cualquier “declaración falsa” sobre las inversiones que están vendiendo a los clientes. Las leyes imponen a los corredores la obligación de no omitir ninguna información que un inversionista razonable querría saber al tomar la decisión de invertir. Un corredor podría ser responsable ante un cliente si el corredor tergiversa o no da a conocer hechos materiales al inversionista durante la venta o recomendación de una inversión. Esta obligación requiere a los corredores revelar de manera justa todos los riesgos asociados con una inversión.

Negligencia

La negligencia es una conducta que cae por debajo del “estándar legal” creado para proteger a los demás contra un riesgo irrazonable de daño. Generalmente, la negligencia surge al no utilizar dicho estándar como una persona cuidadosa, prudente y razonable lo haría en circunstancias similares. Cada estado tiene su propio estándar de negligencia y existen muchos tipos de demandas por negligencia. Para que un acto sea negligente, el actor no tiene que desear la consecuencia de su conducta, sino que una “persona razonable” en su posición habría previsto estas consecuencias y tomado precauciones “razonables” para evitarlas. Si un corredor es negligente en su trato con un cliente, entonces el cliente podría tener derecho a una acción contra el corredor.

En lo que estamos trabajando

Exceso de concentración

Un concepto fundamental de la inversión es la diversificación. Si la cuenta de un cliente se concentra en cualquier inversión individual o tipo de inversión, entonces el riesgo asociado a la cartera del cliente se incrementa dramáticamente. Un corredor de valores nunca debe concentrar toda la cartera de un cliente en la misma inversión o “poner todos los huevos en una canasta”. Un corredor que no logra diversificar la cuenta de un cliente puede ser responsable si la inversión disminuye significativamente en valor. Para obtener información sobre personas con carteras concentradas, haga clic aquí.

Comercialización no autorizada

La comercialización no autorizada ocurre cuando el corredor realiza transacciones en la cuenta del cliente sin su consentimiento y al corredor no se le ha dado la discreción para realizarlas. Para probar que la transacción no fue autorizada, es crucial revisar la marca de tiempo o “time stamp” en la orden de la transacción, así como los récords telefónicos del cliente.

Recomendaciones inadecuadas

Un corredor tiene la obligación de hacer sólo recomendaciones adecuadas a un cliente, que sean conformes a los objetivos de inversión del cliente, su tolerancia al riesgo y sus necesidades. Lo anterior surge del concepto “Conoce a tu cliente”, regla del NYSE 405 y Regla 2310 de la NASD. Una inversión puede ser inadecuada si no es consistente con los objetivos de inversión del cliente; el cliente no tiene la capacidad financiera para incurrir en el riesgo asociado a una inversión en particular o el cliente no sabía o no entendió el riesgo asociado a la inversión en particular.

¿Tiene alguna pregunta o necesita más información? CONTÁCTENOS


Peninsula Plaza
2424 N. Federal Highway, Suite 450
Boca Raton, Florida 33431
Tel.: (561) 997 – 9956


Chanin Building en Grand Central Terminal
380 Lexington Avenue, 17th Floor
New York, New York 10168
Tel.: (212) 269 – 9956
(sólo con cita previa)


4675 MacArthur Court, Suite 550
Newport Beach, California 92660

Tel.: (949) 721-9956
(sólo con cita previa)


Edificio American Airlines
Calle López Landrón 1509 -PH
San Juan, PR 00911
Tel.: (787) 268-6444
(sólo con cita previa)